27 diciembre 2010

Épocas de paz.

Vuelvo a trabajar a la tarde por fin. Durante todo el cuatrimestre logré que mi espantoso trabajo se volviera aun más espantoso trabajando en el horario matutino de 9 a 15. Si está bien, trabajo solo 6 horas, pero son las seis horas más sufridas: Clientes molestos, supervisores hinchapelotas, compañeritos desquiciados… todo esto en el turno mañana es potenciado y aún más sufrido con ese pequeño factor para algunos, pero enorme en mi caso que es el levantarse temprano.

Vivo en una zona alejada de la ciudad. Cuando digo el nombre de mi calle Agua blanca es normal para mi escuchar un alterado ¡¿DONDE!?. El colectivo me pone de un espantoso mal humor, y miren que pocos conocen mi mal humor. No desayuno porque pese a que me levanto a las siete, mi estomago se despierta recién para las diez, cuando ya estoy atendiendo por lo que no puedo comer ni una galletita aunque si chupar un par de mates mientras el cliente me bombardea de quejas. Entonces, al cliente molesto, al supervisor hinchapelotas, al compañerito desquiciado, a levantarse temprano, súmenle el colectivo hasta las pelotas y el agujero en el estomago por el mate. Ah, no nos olvidemos de mis bostezos continuos. Cuatro meses estuve trabajando a la mañana, pero levantarme y salir genera que no me despierte enserio y que me encuentre en un estado de ensoñación durante el largo de todo el día. Re diver! Solo quería llegar y dormir la siesta, pero al contrario de poder hacer eso, tenía más responsabilidades afuera de ese reclusorio pago que es el trabajo.

Pero la verdad es que volvía a mi casa muy de noche y me veía feliz y sonriente. Lo que estaba haciendo siempre me generaba una satisfacción particular.

Ya volví. Hoy es mi primer día de tarde. Me desperté temprano, me puse la pava, tome unos mates, respiré tranquila de que la facu haya terminado y bien, leí el diario, miré la tele un poco, leí blogs y me decidí a escribir, a volver a contarles a tantos que se deben haber olvidado completamente de mi… vamos a ver si podemos recuperarlos. Empecemos de a poquito.

 

Intento de Reina

 

Nota: Odio navidad. Año nuevo tiene más onda. Espero.

Igual les dejo mis mensaje de paz.

 

navidad

Se ha producido un error en este gadget.