23 abril 2010

Me gusta Bukowski por lo tan del orto que está…

“Al día siguiente volvió a sonar el teléfono. <<He leído su anuncio – era una mujer-. Yo enseño yoga>> <<¿Ah si?>> <<Si, ejercicios y meditación.>> <<¿Ah si?>> <<¿Es usted escritor?>> <<Si.>> <<¿Sobre qué escribe?>> <<Oh, Dios mío, no sé. Aunque suene muy mal; sobre la vida…, supongo.>> <<Eso no suena mal. ¿Incluye esto sexo?>> <<¿No lo incluye la vida?>> <<A veces si. A veces no.>> <<Ya.>> <<¿Cómo se llama usted?>> <<Henry Chinaski.>> <<¿Ha publicado algo?>> <<Si.>> <<Bueno, tengo una habitación grande que puedo dejarle por cien dólares. Con entrada independiente.>> <<Parece interesante.>> <<¿Ha leído usted a Pirandello?>> <<Si.>> <<¿Ha leído a Swinburne?>> <<Todo el mundo lo ha leído.>> <<¿Y a Herman Hasse?>> <<Si, pero no soy homosexual.>> <<¿Odia usted a los homosexuales?>> <<No, pero no les amo.>> <<¿Y los negros qué?>> <<¿Y los negros qué?>> <<¿Qué piensa usted de ellos?>> <<Están muy bien.>> <<¿Tiene usted prejuicios?>> <<Todo el mundo los tiene.>> <<¿Que idea se hace de Dios?>> <<Pelo blanco, barba rizada, sin pene.>> <<¿Que piensa usted del amor?>> <<No pienso.>> <<Es usted listo. Mire, le daré mi dirección. Venga a verme.>>”

¿Ha leído a Pirandello?, Música de cañerías. Charles Bukowski.

 

Cuando me regalaron este libro me dijeron: ¡Instruite!

Gracias, me fascina que este tipo esté realmente del orto.

Se ha producido un error en este gadget.