25 enero 2010

Maldito Lunes.


Después de un fin de semana de playa a full y ocio total. Uno espera que el lunes este gris, con una lluvia aplastante y en lo posible con 12º.
Pero no...


Y algunos diran: "¿Qué te quejas pelotuda!? si aca hacen como 40º de sensación termica!"
Te digo tonton, que por lo menos debes estar adelante de un aire acondicionado, ventilador o dentro de la pelopincho y no a cinco cuadras de la playa sin la posibilidad ni de poder pisarla... =D


Paz.
Sa.

24 enero 2010

90 días.

2160 horas.

12 semanas.

3000 mensajes de texto.

900 minutos al teléfono.

355,62 KM.

6 horas de viaje.

3 meses.

Te amo.


091026_000457


Nota: Chorreante de asquerosa cursileria.

Nota 2: Rio y Mar.

Nota 3: Por culpa, o gracias a Milton

21 enero 2010

Narco. El calor, la cintura y el scanner.

(Nada de leones, brujas y roperos)

Mar delSi ven algún lugarcito para la sombrilla, ¡avisame! 

 

Teniendo en cuenta que para los porteños, o turistas en general, el calor que hace en Mar del Plata es agradable y que les permite ir a la playa sin sofocarse, insolarse y morir desmayados por un bajón de presión principalmente porque el heladero, aguatero, vendedor de choclos pasa con la frecuencia necesaria para no morir de inanición. Para nosotros residentes, ese mismo calor se torna un bellísimo infierno.

La tele anuncia que llegamos al millón de turistas (record según el noticioso local), las callecitas de Mar del Plata tienen ese no se que… (mugre, volantes, travestis anunciando su espectáculo en algún teatrito o bar bien under, pibes chorros, moto chorros, abuelas chorras, jugadores compulsivos en la puerta del casino, profesionales empeñadores, etc., etc.) cosas que en verano, los residentes sonreímos con la comisura izquierda y puteamos con la derecha.

Tenemos nuestros escondites de los turistas, algún barsucho que nadie conoce, lejos de los que van todos, alguna playa libre de sombrillas, carpas, y heladeros, algún camping serrano…

Hoy, me levante mejor que ayer y me puse a pensar que el calor, mi dolor de cintura (intenso dolor de cintura) y el maldito scanner que no puedo instalar no me iban a ganar en mi buen humor normal…

Además, el turista además de ensuciar la ciudad, la alegra bastante. Empiezo mi día pensando en putear menos y disfrutar más de las callecitas de Mar del Plata.

 

100116_112944 Nuestras playitas. Foto: Sabryna Cortéz. Modelos: Yiyo y Maty

Paz

Sa.

 

Nota: Diclofenac con miorelajante… es para caballos.

14 enero 2010

Si diecinueve años después…

En realidad, con Yiyo fuimos amigas de toda la vida. Nuestras pansas se chocaron cuando nuestras madres apenas si se hablaban y bamboleaban sus barrigas por el conurbano bonaerense.

Tiempo después estábamos tirándonos de las mechas, y algunas veces solíamos complotarnos contra el hermano mayor, que de vez en cuando era bueno y se hamacaba con nosotras.

Siempre dije que tendríamos que haber tenido unos quince años más al realizar los viajes que nuestros viejos organizaban. Yo apenas si me acuerdo de Corrientes. En Corrientes, estaba la abuela, a un paso de Brasil… Brasil, donde me compraron esa bendita muñeca del trauma.

Tan traumada quedó, que diecinueve años después, se acuerda de la muñeca que yo debo haber olvidado en una mudanza kilométrica de Pilar a Mar del Plata, donde no solo deje mi primera infancia, mis tres abuelos y mis 13 tíos (ni quiero contar cuantos primos, se me va la vida) sino que también dejé a la amiga de mi vida.

Papá y Mamá, Alito y Silvia, la compraron en Brasil, cuando el auge del uno a uno permitía cumplir algunos caprichos más a la nena y comprar sabanas a precio ganga que hoy ni en la Salada se ve. La muñeca hablaba, decía mamá y me la compraron sin muchos espamentos. Yo estaba contenta con mi muñeca nueva y ella lloraba porque justamente, no le compraron una muñeca como la mía, que hablara y saliera dos mangos que actualmente es mucho más.

Ahí empezó el trauma. Hace siete años que no visitaba mi ciudad. Teníamos catorce la ultima vez que vacacionó en la playa conmigo de donde volvíamos todas las tardes sentadas en la caja de la camioneta de su padre (padre que no quiso comprarle la muñeca) y saludábamos a cuanto turista repleto de bártulos se dirigía de vuelta a su hogar, después de una ajetreada tarde playera. Hoy volvió… y lo primero que recordó fue la muñeca de la infancia, que tanto la hizo llorar.

Y mi padre (padre que me compró la muñeca que decía mamá) se compadeció de ella y decidió comprarle una nueva. Esta no habla, está traumada también y le propusimos a ella, a Yiyo que le enseñara a hablar.

yo mi vida

La muñeca en cuestión. Yo con dos años y medio. Los pantalones más tiernos de la historia.

Paz

Sa.

Nota: Por dió… notese mi altura, no crecí más desde entonces!

07 enero 2010

Prueba

Hola, soy Félix y esto es una prueba. Saquen sus hojas y escriban, porque sí, es una prueba sorpresa, pero programada, ¡oh contradicción! (?).

05 enero 2010

Volvi y fui... pasteles.

La Internet siempre me tuvo al vilo. Durante el tiempo que llevo ligada a La Luly (los que no saben y/o no recuerdan, La Luly es mi computadora) aparecí y desaparecí de la red tantas veces y por tantos problemas variados que este ultimo, romperse mi computadora, es el menos recordable.
Una vez, me fui porque me había enojado a muerte con un amigo de Internet. No hacia mucho que lo conocía, apenas ocho meses, que fueron suficientes para esconderme de él. Ahora, este amigo de la vida ( ya no más de Internet) se debe acordar del acontecimiento, casi dos años después, con nuestra amistad totalmente consolidada.
Cuando desaparecí en ese entonces, gracias a los blogs, particularmente a este blog conocí a quien hoy me lava los platos en la cocina en este preciso instante y quien se convirtió en el hombre de mi vida.
Hoy, con La Luly reparada regreso a la vida internistica, con plantilla nueva... muy yo (colorida, en partes oscura, totalmente naranja, con algun arcoiris después de una lluvia, y más de una persona dando vueltas por mi vida)
Prometo hacer algo con esto, no dejarlo tirado una vez mas... como tantas veces atrás.

Durante el tiempo que no estuve:
  • Se rompió La Luly.
  • Empece a trabajar en un antro explota cabezas.
  • Fui a una asamblea a favor de la apertura de un comedor universitario, a cuatro escrutinios, fiscalice las elecciones de Humanidades, conocí a más de sesenta hermosos militantes y me convertí en una. Fui a un casamiento en el que se cantaban canciones de cancha con orientación política. Y me di cuenta que se trata de Estudiar, Organizar y Difundir.
  • Me di cuenta que puedo tener 160 invitados a mi cumpleaños, pero los amigos del alma, serán siempre la estación favorita y un Rey.
  • Vino.
  • Fui.
  • Vino.
  • Vino otra vez y esta vez se quedó.
  • Empezó un año nuevo.

Paz.
Sa.


NOTA: ¿No les parece super chula mi plantilla nueva?
NOTA 2: Prometo ponerme al día con todos, visitar nuevos blogs y firmar en el caso que lo crea necesario.


Se ha producido un error en este gadget.