27 diciembre 2010

Épocas de paz.

Vuelvo a trabajar a la tarde por fin. Durante todo el cuatrimestre logré que mi espantoso trabajo se volviera aun más espantoso trabajando en el horario matutino de 9 a 15. Si está bien, trabajo solo 6 horas, pero son las seis horas más sufridas: Clientes molestos, supervisores hinchapelotas, compañeritos desquiciados… todo esto en el turno mañana es potenciado y aún más sufrido con ese pequeño factor para algunos, pero enorme en mi caso que es el levantarse temprano.

Vivo en una zona alejada de la ciudad. Cuando digo el nombre de mi calle Agua blanca es normal para mi escuchar un alterado ¡¿DONDE!?. El colectivo me pone de un espantoso mal humor, y miren que pocos conocen mi mal humor. No desayuno porque pese a que me levanto a las siete, mi estomago se despierta recién para las diez, cuando ya estoy atendiendo por lo que no puedo comer ni una galletita aunque si chupar un par de mates mientras el cliente me bombardea de quejas. Entonces, al cliente molesto, al supervisor hinchapelotas, al compañerito desquiciado, a levantarse temprano, súmenle el colectivo hasta las pelotas y el agujero en el estomago por el mate. Ah, no nos olvidemos de mis bostezos continuos. Cuatro meses estuve trabajando a la mañana, pero levantarme y salir genera que no me despierte enserio y que me encuentre en un estado de ensoñación durante el largo de todo el día. Re diver! Solo quería llegar y dormir la siesta, pero al contrario de poder hacer eso, tenía más responsabilidades afuera de ese reclusorio pago que es el trabajo.

Pero la verdad es que volvía a mi casa muy de noche y me veía feliz y sonriente. Lo que estaba haciendo siempre me generaba una satisfacción particular.

Ya volví. Hoy es mi primer día de tarde. Me desperté temprano, me puse la pava, tome unos mates, respiré tranquila de que la facu haya terminado y bien, leí el diario, miré la tele un poco, leí blogs y me decidí a escribir, a volver a contarles a tantos que se deben haber olvidado completamente de mi… vamos a ver si podemos recuperarlos. Empecemos de a poquito.

 

Intento de Reina

 

Nota: Odio navidad. Año nuevo tiene más onda. Espero.

Igual les dejo mis mensaje de paz.

 

navidad

11 septiembre 2010

Ni soy, ni me creo

Soy o me creo una delirante, más porque me lo dicen, por lo que hacen y por lo que veo, que por lo que me creo.

Me encuentro ante una computadora y no se cae una sola idea.

Me veo al espejo y me encuentro tan normal como cualquiera. No tiene porque venir ninguna idea a mi, no hace falta que se prenda ninguna luz que no suelo tener.

Trabajar, estudiar, ser hija, amiga, novia, militante, todo dentro de los parámetros normales que cualquiera espera. Nada de análisis retorcidos que entre en discrepancias con cualquier ser al cual no pueda enfrentar ideológicamente por el miedo a fracasar en la contienda.

Pero de repente me salta en la cabeza ese maldito pato de goma que hizo que sin droga alguna flotará sobre un palacio de tierra y me sentará en el. Entonces, mi cuerpo metamorfoseó con una hormiga reina (según Noelia, la Princesa de los Petes) que se metió por mi culo y en una travesía inaudita (que dejaremos para más adelante) llegó a mi cerebro para convertirme en Reina del Delirio de la noche a la mañana, autoproclamándome como tal sin democracia alguna pese a que no soy partidaria a ese tipo de monarquías.

Fui buscada, me amenazaron con ese verso de Kill the Queen, vino uno que mataba perritos una vez y me dijo que pretendía asesinarme. Pero si moría, quería ser como Lady Di al menos y morir en Francia o en el Machu Pichu.

Fui buscada, me llamaron de Open Door, vi al hombre mirando al sudoeste, escuché The Calefons y me quise convertir en cantante. Entre otras cosas.

Y al intentar ser normalita, la hormiga me asalta, picotea mi cerebro y de la nada me encuentro corriendo por los pasillos de mi trabajo cantando “mamamia, mamamia, mamamia, figuero ooohhh ohoohhh” a volúmenes anormales, o encontrándole un sentido perverso a Plauto mientras intento estudiar para el final de latín.

La gente mira mi aspecto pordiosero, siempre con los mismos jeans, los kilos de más y los rulos volados por el viento y nunca entienden mi sonrisa permanente. Desaprobación y dedo índice apuntando y mamá  que me enseñó que no se señala con el dedo. Levantan una ceja y mueven la cabeza de un lado a otro ante un panfleto de un programa de becas de la universidad o una agrupación sindical que entrego de mano en mano o ante la mochila que no solo lleva los apuntes, sino el cepillo de dientes, el tupper, el té y a veces el cementerio de palabras de la RAE, por si alguno se le ocurre decir que es misógino sin saber que carajo significa. Y todo porque ignoro cuando se ponen a hablar de su resaca dominical.

Y no entienden que todo es culpa de la hormiga. Ni comprenden mi felicidad ante ello. Y está perfecto. No lo acepten, pero déjenme ser.

Una vez, el pato de goma que decía ser fiel, me engañó con una rata asquerosa. Eso es anormal, y aun así lo acepte, lo dejé ser.

Me resulta anormal no leer. No lo concibo como algunos no conciban que coma manzana con dulce de leche o me saque los zapatos cuando me molestan los dedos…

Ah, esa es otra. Tengo una fobia irracional, si me tocan los dedos de los pies grito, lloro repentinamente y pego patadas a quien lo haga. Pánico. Los normales se burlan de ello, me corren con las manos al ras del piso y no aceptan que me quite las zapatillas… ¿Quienes son los raros? Disfrutad del sufrimiento ajeno. Todos lo disfrutamos, todos ponemos la palabra bloopers en el buscador de youtube.

Nadie es normal. Todos tenemos una hormiga que se nos metió por el culo y se deposito en nuestros cerebros.

Y yo no lo soy, ni me creo

 

Reina.

 

Nota: Esta entrada es carente de sentido. ¡Menos mal!

Nota 2: Y si me falla la sintaxis, es el estado… Me voy a charlar con Rolando, para ver si tiene algo que ver con Beowulf.

18 agosto 2010

Marta. Maravillosa Marta.

La vi en Justo a tiempo subida a un caballo de colores y me recordó cuanto la adoro pese a muchas opiniones adversas. Cuando sea grande quiero ser como ella, y que me chupe todo un huevo.

Marta. Maravillosa Marta.

 

marta

Tan bella ella.

 

"A fines de los 60, yo iba y venía. En mayo del 68 estaba en Nueva York. Ahí no existía el estrés. La revolución hippie fue tan extraordinaria que las cosas no te estresaban, porque uno lo pasaba a un plano espiritual y apolítico. Todo era de todos, la violencia se respondía con flores.

Eso pasaba en mayo del 68. Lo que pasaba en Francia nos llegaba por los medios de comunicación. Me impactó muchísimo, era la revolución del poder de la gente joven. En Nueva York, todos vivíamos así, desafiando lo establecido, sin dinero, ¡sin dinero! ¡Quemábamos el dinero! Escuchábamos Jimi Hendrix, Beatles. Los Rolling Stones nos parecían más violentos. Eramos todos hippies. Era una revolución en que las galerías de arte eran “uptight”, tensas, mala onda. La revolución era amor, los pelos largos, las barbas, vestirse con las cosas de la India, usar sandalias, comer comida macrobiótica.

Pero el hippismo en Estados Unidos era diferente de lo que estaba pasando en Francia con los estudiantes. Para empezar, en Nueva York nadie estudiaba, era la universidad de la vida, se volvía a vivir como si fuéramos los griegos clásicos. Se estaba creando toda una nueva sociedad. En ese marco, nos enteramos del Mayo Francés, que era otra forma más en la que los jóvenes estaban quebrando las estructuras convencionales, lo establecido. Pero lo de Francia era muy distinto: nunca hubo hippies en Francia. Mayo del 68 tenía que ver con la rebelión política. Para mí, mucho más importante fue la revolución hippie.

Recién en septiembre de ese año hice mi muestra Importación / Exportación en el Di Tella, que era una burbuja que nada que ver con nada, típicamente argentina, típicamente porteña. Era una ola espiritual. Yo importé el hippismo a la Argentina, transformé todo el Instituto en un templo hippie con Hare Krishnas –todos vestidos con túnicas rosas–, arabescos fosforescentes en el piso y un cubo plateado, con humo y luces y lámparas de estrobo. También los invité a tocar a Almendra y Manal en un concierto que organicé. La otra parte era exportar toda la cultura argentina, pero no se hizo porque se cerró el Di Tella. El Instituto a mí me parecía un poco establishment, porque tenía que regirse por lo que pasaba afuera, que era una dictadura, aunque se hiciera lo posible. Tiraban bombas, protestaban contra nosotros. A mí del Florida Garden me echaron por caminar descalza.

Cuando estaba en Nueva York, yo vivía en un departamento sola porque tenía una beca. Todos los días nos encontrábamos a dibujar en el Central Park, en el hueco de un gran árbol, leíamos poemas de William Blake, cantábamos, yo filmaba en súper 8, nos cambiábamos la ropa, todo era de todos, bailábamos danzas tribales. Vivíamos en un picnic constante. Había algunos infiltrados que eran líderes políticos, pero el arte no puede ser político. La plata se ganaba de noche, en las discotecas. Yo pintaba diapositivas a mano y las proyectábamos; era arte psicodélico. Los hippies queríamos un mundo ideal y mágico. Siempre habíamos pensado en eso de “La imaginación al poder”, que fue el lema del Mayo Francés, ¡pero sin poder! Esa era la diferencia con ellos: en el hippismo nadie quería ningún poder, estaba más allá de la política y más allá de todo. Era una revolución espiritual".

 

Marta Minujin, hizo rayuelas… y me terminó de convencer.

 

Reina.

 

Nota: Abajo de todo ese ornamento platinado, debe existir una vieja divina, pero no seria ella sin eso.

Nota 1: ¡Puta! por tantas cosas me hubiese gustado nacer hace sesenta años…

21 julio 2010

Esta canción en mi vida

Cuando tenia como 13, mi papá me trajo la discografía completa de Serú Girán y Sui Generis en un solo disco. Era una cosa maravillosa. Todas esas canciones, todos esos acordes y sobre todo esa voz, esa gran voz, metida en un cacho de plástico que encima brillaba.

Los únicos cds que había tenido en mi poder eran los de AOL que de promoción te regalaban una pizca de internet y que después solo servían para ponerlos en los rayos de la bicicleta. Por ende, esos “nosecuantos” discos, con esa sedante voz metidos en solo un cacho de plástico eran la gloria tecnológica.

Esta canción en mi vida significa micho.

Esperé tanto para que me la dedicaran y lo hicieron por fin y fui feliz.

 

Quizás porque no soy un buen poeta
Puedo pedirte que te quedes quieta
Hasta que yo termine estas palabras

Quizás porque no soy un gran artista
Puedo decir tu pintura está lista
Y darte orgulloso este mamarracho

Quizás porque no soy de la nobleza
Puedo nombrarte mi reina y princesa
Y darte coronas de papel de cigarrillos

Quizás porque soy un mal negociante
No pido nada a cambio de darte
Lo poco que tengo, mi vida y mis sueños

Quizás porque no soy un buen soldado
Dejo que ataques de frente y costado
Cuando discutimos de nuestros proyectos

Quizás porque no soy nada de eso
Es que est1ás aquí en mi lecho

 

Quizás porqué, Sui Generis.

 

Reina.

 

Nota: Más lindo!

Nota 2: Soy mas cursi y asquerosa que winidepu y los teletubis en una orgia! puaj!

10 julio 2010

Se que no les gusta que hable de trabajo pero…

calcito

 

Trabajo en un call center. En mi corta vida, los dos trabajos que tuve contaban con una pisca de macabrismo y humor negro.

El primero de ellos lo conseguí por casualidad. Yo NO quería trabajar y de la nada, después de una entrevista bajo la lluvia y una prueba de tipiado de cinco minutos, estaba trabajando en el diario local, rodeada de veteranos y mecanografiando avisos del rubro de “las” profesionales y avisos fúnebres. El ambiente era entre lúgubre y glamoroso… y yo estaba contenta de la pasantía.

Hoy trabajo en un call center, me pagan, tengo obra social, aporto mis 2% religiosamente al sindicato, además de que me dan un bono, hermoso bono de desempeño por mentirle descaradamente a la gente. Y le miento y llego al objetivo y no estoy para nada orgullosa por hacerlo. La gente que atiendo es efímera, están y estoy en sus vidas los siete minutos promedio que dura una llamada.

En  esos minutos soy su psicóloga, madre, hermana, esposa e hija de miles de personas, personas que me agradecen como si les hubiese cambiado la vida o me insultan como si se las hubiese cagado.

Pensaba en su momento que la gente estaba enferma. Tipiar avisos fúnebres como su el mismísimo muerto las estuviese escribiendo me daba la pauta de que si lo era.

Ahora me encuentro con gente desesperada, donde una asesora desconocida de un callcito cualquiera, es la mejor consejera y la psicologa más barata de la nación. Por eso guacho pistola, si sos usuario de cualquier servicio con atención al cliente, asteriscos, IVR, 0-800, mail de consulta etc., pensá que esta delirante puede estar atendiéndote y te agradecería que le cuentes tus problemas personales al perro.

091030_155714 “Que divertido que es trabajar en un Call Center”

 

Atte.

Reina.

 

Nota: Cliente 1 a Reina

-Nena, sabes lo que pasa… es que mi marido, si no haces los que te estoy pidiendo, me va a cagar a trompadas…

 

Cliente 2 en charla con Reina.

-A ver mami, podes hacer lo que YO te digo…

-Sr. al principio de la comunicación le advertí que mi nombre es Reina, le pido por favor que se dirija a mi con respeto.

-Bueno mami, es  mi forma de hablar MAMI.

-Sr. le repito, para mi me está faltando el respeto. Voy a proceder a cortar si sigue dirigiendo de esa forma hacia mi.

-MAMI, vas a hacer lo que te dije?

tu

tu

tuuu..

 

Cliente 3 en charla con Reina.

-Sr. estos consumos corresponden a que usted envió TANGA al 2020. Sr. le estuvieron llegando mensajes con contenido premium?

-Eh… yo… no…

Bueno, ayer a las 04.35 A.M. le llego un mensaje desde el 2020 con un valor de 2,99, y asi… a las 04.40, 04.42, 04,50, ¿seguro no los recibió?

-eh… puede ser… eh…

tu

tu

tuuuu

 

Nota 2: Los escucho, pero tampoco juego con mi salud mental.

Nota 3: Busco trabajo, lejos de teléfonos por favor.

07 julio 2010

El Pulpo Paul (si, si, me sumo a la gilada!)

El Pulpo Pol, como lo conocemos en el barrio, esta en boca de todo el mundo, y no es con papitas y a la española justamente.

El gran argentino, (seguramente lo copio de algún lado no?) hizo esta bonita pagina… http://elpulpopaul.com.ar/ donde cual rueda de la fortuna, o libro de Cohelo predice y aconseja según la suerte de algunos…

Temo que a partir de ahora la suerte de los argentinos sea predestinada según lo que el loco pol te dice…

 

Alguna de las preguntas que Pol más disfruto de contestar:

  • ¿Quién gana el mundial?
  • ¿Maradona sigue?
  • ¿Subirá Central en el 2011?
  • ¿Gana Alemania o España?
  • ¿Martina va a traer torta el lunes?
  • ¿Valeria va a pasar ingles?
  • ¿Voy a aprobar anatomía?
  • ¿Billiken o Anteojito?
  • ¿Eve gusta de mi?
  • ¿Como se llama mi novio?
  • ¿Pagani es tortuga ninja?
  • ¿Higuain se la come?
  • Al final, ¿Pasman la tiene adentro?

 

Desde el Staff del Reino del Delirio (o sea yo) no nos quisimos quedar afuera… y le preguntamos a Polito:

 

paul

¡Vamos carajo! 

 

Me da un ápice de esperanza.

Gracias Pol.

Haya Paz.

Reina.

 

Nota: Estamos volviendo, estamos.

Nota 2: Pol, me dijo que no en realidad, pero no hay nada que el peint no solucione.

Nota 3: Igual, al pulpo de mierda ese lo hice a la española, hoy gana Alemania.

06 julio 2010

Hiuston, estamos en problemas… volvió la vaca Cora.

Che, no se que onda loco’

pero cada comentario que dejo en mi blog o en cualquier otro se borra… ¿soy yo? Acaso blogger tiene un problema en mi contra… ¡ahora que volví a firmar blogs no quiere que lo haga?

Pero la pucha…

 

gato

 

Haya paz.

Reina.

 

Nota: Así es, el frío me seca las ideas…

 

Nota 2: Igual, en vez del gato de Shrek, tendría que ir esta imagen:

 

vaca cora “La vaca Cora, se calienta.. toma leche chocolatada caliente”

 

De alguna protesta contra fotolog, que hicimos hace… 3 años… weeee.

http://www.fotolog.com/sabrynitaa_3/27387692

http://www.fotolog.com/lic_jasper/31330456

05 julio 2010

Nuevo hobbie

Hace un tiempo un cubano me dijo:

-Han leído cosas bellísimas aquí chica. Yo soy profesor de esto, esto y esto… y de hobbie hice un máster en Lenguas Hispanoamericanas…

-Hombre, vos lo hiciste de hobbie… ¡yo quiero vivir de eso!

 

Me dejó con la boca abierta a mi y a unos cuantos más. Escribe, lee y de repente sus palabras salen y avergüenzan hasta a las más putas, pero siendo literatura, siendo arte puro hace que decenas de nerds letrados aplaudan dejando sus palmas rojas. Hay gente de historia también que comentan sus letras y hasta músicos que se sorprenden ante tanta literatura improvisada.

 

 

… y pensar que mi nuevo hobbie es seguir blogs… pero che.

 

Haya paz.

Sa.

 

Nota: me la pasé el sábado y el domingo encontrando blogs de la gran puta, que ahora sigo cual groupie enardecida.

03 julio 2010

Primero de julio…

-¿Qué día es hoy? ¿Primero?

-Oh no… exitosamente, ese día ya se fue.

 

“El primero de julio siempre es un día gris. La noche anterior no dormí. Tenia la idea en mente desde abril y justamente ese era el día elegido. El primero de julio, la mitad exacta del año. Está lejos de los cumpleaños, lejos de las fiestas. Entre el día del padre y la madre aunque por lo general nunca le dimos mucha bola a esas fechas.

‘Lo único malo es que cada cuatro años coincide con el mundial, y con el viejo –cabuleros por demás- mantenemos un ritual impecable hace décadas. Ya no sería lo mismo.

‘El primero de julio siempre es un día gris y ese año fue negro. Aunque no dormí pensando en ello, me levanté temprano con una sonrisa macabra en el rostro. Vivía de noche por lo cual mis ojeras y el color amarillento eran parte de mi y no solo de un gesto del enfermizo encierro. Mi exterior solo era una foto del alma corrompida por la falsa desesperación.

‘Ese primero de julio pretendía que fuera el último.

‘Ese primero de julio esta tan gris que no combinaba con el amarillo verdoso de mi piel.

‘Ese primero de julio fui más cobarde que nunca y me alegre de serlo.

‘Ese primero de julio, finalmente empecé a vivir”

 

Haya paz.

Sa.

 

Nota: ¡¿Ficción?!

Nota 2: Ese primero de julio estaba conectado el Licenciado Jasper en el fotolog.  Menos mal…

01 julio 2010

El arte de escribir.

Escribir. (Del lat. scribĕre). 1. tr. Representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie. || 2. tr. Componer libros, discursos, etc. U. t. c. intr. || 3. tr. Comunicar a alguien por escrito algo. U. t. c. intr. || 4. tr. Trazar las notas y demás signos de la música.

 

Volver a escribir para mi es un ritual. Incluso escribir para el blog, tarea que me tomo realmente enserio cuando regreso.

Escribir saca de mi las mañas más absurdas de las cuales alguna vez hable. Volver a escribir implica una preparación previa… que como dije en la entrada anterior, antes no necesitaba.

Un cuadernito para apuntar ideas es primordial, pero soy tan obsesiva que conseguir ese cuaderno Rivadavia de 48 hojas rajadas, escolar y de tapa “amarillo bebe” se torna casi tan complicado como conseguir frutillas en la verdulería de la esquina en pleno julio. Eso es por culpa de la demanda de cuadernos con tapas de dibujitos como Ben 10 y las Chicas Superpoderosas, que no son las que nosotros conocemos, sino que ahora son “Z”

Lo mismo pasa con las lapiceras Reynolds… ¡las Reynolds loco! las de la punta trasparentes y la tapita chata, las que antes si se te secaba la tinta nunca más, porque era imposible desarmarla sin romperla –ahora vienen con un modernísimo sistema a rosca ('?)- y esto parecerá una patética publicidad de alguna librería medio pelo, de estas que aun guardan una reseca cajita de fibras sylvapen de seis en su cajita trasparente extintas ya.

Pero para empezar a escribir otra vez es primordial, indispensable, completamente necesario y hasta de vida o merte de las palabras tener el cuaderno 48 hojas rayadas, escolar de tapa “amarillo bebe” y la lapicera de punta trasparente y tapa chata marca Reynolds.

Una rompepelotas dirá usted… puff, mis amigos y familia lo dicen continuamente.

Pero ya con estos dos utiles escolares en mi poder, me siempre en el trabajo contenta, ignorando a mis compañeros, clientes y supervisor y me encuentro con la primera hoja en blanco, lisita, perfecta para empezar a escribir. Respiro profundo, me abstraigo y empieza el ritual pese al ruido ambiental de tanto representante atendiendo en el call center donde trabajo.

Empiezo a escribir contenta y al terminar cierro el cuaderno feliz por volver a las pistas.

¡Vamos Reina que se puede! escucho en mi dormido inconsciente.

 

Imagen003 “Mi primer escrito después de meses”

 

Haya paz.

Sa.

 

Nota: ¿Se esperaban la del siglo no?

Nota 2: Gracias a todos por recibirme de forma tan amena…

29 junio 2010

¿Hablar del blog, me convierte en blogger?

En una charla en el laburo con Leo Rodriguez, proximamente columnista estrella.

 

-Ah, ¿Tenés un blog?

-Si, hace mucho que no lo actualizo la verdad. Mi novio es blogger, de hecho, gracias a un blog lo conocí a el…

-Pero vos, ¿sos blogger?

-Mmmtnooo precisamente… es decir, hace un tiempo por la cantidad de entradas que hacia en un mes podría decirse que si, pero nunca llegue a la cantidad de visitas por ahí suficientes para ser blogger.

-¿Sos blogger por las visitas?

-No, creo que lo sos por tener un blog.

-Pero vos tenés un blog…

-No, bha… tengo cinco.

-¡Sos zarpada en blogger entonces!

-Mmmtnooo…

-Pero la puta madre, decidite.

-Quiero volver ahora, extraño escribir. Creo que hay que ser constante para esto… De hecho, mi blog cumplió dos años y me olvide.

-Ah… ¿sos como esos famosos que le hacen una torta a sus perros en el cumpleaños? ¿Vos que haces, publicas una foto de una fiesta con mucha gente? ¿Haces una torta y te la comes vos sola?

-¡No che!… ¡loco! No les puedo contar nada… mejor sigamos hablando de lo maricon que sos con la comida…

 

(No fue tan tan así, pero más o menos.)

 

Durante todo este tiempo, estuve perdida en una nebulosa que quien sabe que significó. Escribir, por primera vez en mi vida me fue complicado. Las palabras, simplemente no salían y me encontré ante ese vacio en el que pensé –malpensé- que nunca me encontraría. El limbo en el que las palabras no salían, se esfumaron y no sabía más que buscarlas en el cementerio de la RAE.

Luego basto que La Luly –micomputadora- muriera para que pospusiera una vez más el habito, como siempre lo he hecho. Tengo intenciones de volver, por ahí esas intensiones queden tan truncas como todas las veces que fui y vine, o por ahí no, por ahí regrese como alguna vez empecé… mientras tanto bienvenidos otra vez y gracias por regresar (Si es que regresan.)

 

Haya paz.

Sa.

 

Nota: siento que no le hablo a nadie después de tanto tiempo… a ver por donde andan todos. Vamos a buscarlos…

25 junio 2010

Proximamente...

Habiendo muerto La Luly... proximamente La Adela estará entre nosotros.
Proximamente, volveré... se se... como tantas otras veces dije. Pero esta vez tengo ganas, y lo extraño...
Aparte, hay muchos seres que no tienen la mas minima idea de lo que estuvo acontesiendo... y tampoco creo que le haya interesado... pero volveré a buscarlos... si... a USTEDES les hablo.
Y no se escondan, porque los voy a encontrar.


Y que no suene a amenaza... es simple cariño añorante...
Haya Paz.
Sa.

25 mayo 2010

200 años

Ser argentino es…

Esta tierra sobre los ojos,
este paño pegajoso, negro de estrellas impasibles,
esta noche continua, esta distancia.
Te quiero, país tirado más abajo del mar, pez panza arriba,
pobre sombra de país, lleno de vientos,
de monumentos y espamentos,
de orgullo sin objeto, sujeto para asaltos,
escupido curdela inofensivo puteando y sacudiendo banderitas,
repartiendo escarapelas en la lluvia, salpicando
de babas y estupor canchas de fútbol y ringsides.

Pobres negros.

Te estás quemando a fuego lento, y dónde el fuego,
dónde el que come los asados y te tira los huesos.
Malandras, cajetillas, señores y cafishos,
diputados, tilingas de apellido compuesto,
gordas tejiendo en los zaguanes, maestras normales, curas, escribanos,
centroforwards, livianos, Fangio solo, tenientes
primeros, coroneles, generales, marinos, sanidad, carnavales, obispos,
bagualas, chamamés, malambos, mambos, tangos,
secretarías, subsecretarías, jefes, contrajefes, truco,
contraflor al resto. Y qué carajo,
si la casita era su sueño, si lo mataron en
pelea, si usted lo ve, lo prueba y se lo lleva.

Liquidación forzosa, se remata hasta lo último.

Te quiero, país tirado a la vereda, caja de fósforos vacía,
te quiero, tacho de basura que se llevan sobre una cureña
envuelto en la bandera que nos legó Belgrano,
mientras las viejas lloran en el velorio, y anda el mate
con su verde consuelo, lotería del pobre,
y en cada piso hay alguien que nació haciendo discursos
para algún otro que nació para escucharlos y pelarse las manos.
Pobres negros que juntan las ganas de ser blancos,
pobres blancos que viven un carnaval de negros,
qué quiniela, hermanito, en Boedo, en la Boca,
en Palermo y Barracas, en los puentes, afuera,
en los ranchos que paran la mugre de la pampa,
en las casas blanqueadas del silencio del norte,
en las chapas de zinc donde el frío se frota,
en la Plaza de Mayo donde ronda la muerte trajeada de Mentira.
Te quiero, país desnudo que sueña con un smoking,
vicecampeón del mundo en cualquier cosa, en lo que salga,
tercera posición, energía nuclear, justicialismo, vacas,
tango, coraje, puños, viveza y elegancia.
Tan triste en lo más hondo del grito, tan golpeado
en lo mejor de la garufa, tan garifo a la hora de la autopsia.
Pero te quiero, país de barro, y otros te quieren, y algo
saldrá de este sentir. Hoy es distancia, fuga,
no te metás, qué vachaché, dale que va, paciencia.
La tierra entre los dedos, la basura en los ojos,
ser argentino es estar triste,
ser argentino es estar lejos.
Y no decir: mañana,
porque ya basta con ser flojo ahora.
Tapándome la cara
(el poncho te lo dejo, folklorista infeliz)
me acuerdo de una estrella en pleno campo,
me acuerdo de un amanecer de puna,
de Tilcara de tarde, de Paraná fragante,
de Tupungato arisca, de un vuelo de flamencos
quemando un horizonte de bañados.
Te quiero, país, pañuelo sucio, con tus calles
cubiertas de carteles peronistas, te quiero
sin esperanza y sin perdón, sin vuelta y sin derecho,
nada más que de lejos y amargado y de noche.

La Patria. Julio Cortázar.

Sa.

23 abril 2010

Me gusta Bukowski por lo tan del orto que está…

“Al día siguiente volvió a sonar el teléfono. <<He leído su anuncio – era una mujer-. Yo enseño yoga>> <<¿Ah si?>> <<Si, ejercicios y meditación.>> <<¿Ah si?>> <<¿Es usted escritor?>> <<Si.>> <<¿Sobre qué escribe?>> <<Oh, Dios mío, no sé. Aunque suene muy mal; sobre la vida…, supongo.>> <<Eso no suena mal. ¿Incluye esto sexo?>> <<¿No lo incluye la vida?>> <<A veces si. A veces no.>> <<Ya.>> <<¿Cómo se llama usted?>> <<Henry Chinaski.>> <<¿Ha publicado algo?>> <<Si.>> <<Bueno, tengo una habitación grande que puedo dejarle por cien dólares. Con entrada independiente.>> <<Parece interesante.>> <<¿Ha leído usted a Pirandello?>> <<Si.>> <<¿Ha leído a Swinburne?>> <<Todo el mundo lo ha leído.>> <<¿Y a Herman Hasse?>> <<Si, pero no soy homosexual.>> <<¿Odia usted a los homosexuales?>> <<No, pero no les amo.>> <<¿Y los negros qué?>> <<¿Y los negros qué?>> <<¿Qué piensa usted de ellos?>> <<Están muy bien.>> <<¿Tiene usted prejuicios?>> <<Todo el mundo los tiene.>> <<¿Que idea se hace de Dios?>> <<Pelo blanco, barba rizada, sin pene.>> <<¿Que piensa usted del amor?>> <<No pienso.>> <<Es usted listo. Mire, le daré mi dirección. Venga a verme.>>”

¿Ha leído a Pirandello?, Música de cañerías. Charles Bukowski.

 

Cuando me regalaron este libro me dijeron: ¡Instruite!

Gracias, me fascina que este tipo esté realmente del orto.

24 marzo 2010

Ni olvido, ni perdón.

Hace unos años, tenia en el colegio (hace unos cuantos años) una docente que creo que en muchos aspectos de la vida me cambio la vida. Con pequeñas cosas hizo que mi presente (el de entonces) adolescente pensará más y rajara la vanidad y la banalidad a patadas de mi vida.

Así me encontró el día que me trajo un libro, me señaló una pagina y me pidió que lo leyera en voz alta. Siempre leía yo, indefectiblemente leía yo, en todas las clases, por costumbre y por este vozarrón que no me deja respirar hasta el punto final.

Y leí este cuento, y se me hizo un nudo en la garganta que se convirtió en llanto, ahí nomás en medio de la clase, con la profesora que me hacía pensar. Se los comparto. Una muestra de que hay que dejar de mirar para el otro lado.

MEMORIA, VERDAD y JUSTICIA.

¡NI OLVIDO, NI PERDON!

 

El que no salta es holandes.

Mabel Pagano.

No hay más ciego que aquel al que
el miedo no deja ver. Ni más ignorante que
aquel al que el miedo no deja comprender.
Pacho O’Donnell

 

Estaban ahí aquel día en que nosotros nos pegamos al televisor portátil llevado por el gerente, ya que el acontecimiento, muchachos, justifica el abandono del trabajo por un rato, imagínese, hace casi cuarenta años que los argentinos esperamos algo así. Vengan, chicas, que esto no se lo pueden perder y nosotras que ni locas, porque una cosa es un partido cualquiera y otra muy distinta, un Mundial. Pero la Flaca dijo yo tengo que hacer ese trámite de la importadora y se fue. Volvió cuando ya estábamos en los escritorios, todos emocionados porque todo salió perfecto, según Javier, y qué bárbaros los gimnastas, para el cadete y para nosotras, con la banda y el desfile y los papelitos, una maravilla, no sabés lo que te perdiste, pero la Flaca sin interesarse, ahí parada, con los ojos fijos en ninguna parte y diciendo que a la misma hora del festejo, ellas estaban ahí, en la Plaza, como cien, dando vueltas a la Pirámide, algunas llorando y otras diciéndoles a los periodistas extranjeros que no tenían noticias de hijos, hermanos y padres. Y los tipos seguro que los filmaban para hacernos quedar como la mierda en el exterior. Javier interrumpió golpeando el escritorio y el cadete asegurando que no importa porque, total, quién les va a dar bolilla a cuatro chifladas y nosotras diciéndole terminala con eso, Flaca, que por ahí, andá a saber cuál es la verdad y el gerente rematando con que me gustaría saber quién les paga para que saboteen la imagen del país.
Los días siguieron: la República era una gran cancha de fútbol.
Empatamos, ganamos, perdimos, pero no importa, porque la Copa se la van a llevar si son brujos y el televisor ya fijo en la oficina, mirá, mirá que remate, cómo se perdió el gol ese boludo y aquél hoy no pega ni una. Las mujeres, ya bien al tanto de lo que significa un córner, cuál es el área chica y qué es lo que debe hacer el puntero derecho. Pero Goyito, el de Expedición, desapareció hace cuatro días y nada, dale Flaca, vos siempre la misma amargada, el cadete con sonrisa de costado y Javier que por algo habrá sido, che, porque a mí todavía nadie me vino a buscar. Y ellas siguen ahí, dando vueltas a la Pirámide, ma sí, ya se van a ir, cortala, parecés la piedra en el zapato, pero tienen que darles una explicación, lo que tienen que darles es una paliza y listo, así se dejan de decir macanas cuando el país está de fiesta. Hay que embromarse con alguna gente, la patria no les importa, el gerente opinando desde la primera fila frente a la pantalla y la Flaca como para sí misma, el fútbol no es la patria. Gol. Gooooolllll. Golazo. ¡Ar-gen-ti-na! ¡Ar-gen-ti-na!
¿Hacen falta seis para pasar a la final? Se hacen los seis, pero a la hermana de Carrasco la secuestraron anoche a dos cuadras de la facultad, que se embrome, por meterse donde no debe, dijiste vos y Javier yo siempre le vi algo raro a esa chica, enganchando enseguida con que después de los seis pepinos a los peruanos, concierto de cacerolas en los balcones de su edificio, en pleno Barrio Norte, nunca visto, el delirio, la locura y nosotras, contando de la caravana de coches y el novio y el marido, con las banderas, los gorritos y las cornetas, nos acostamos como a las cuatro y hasta la chica aquella, Mariana, la de Libertador, con la vincha y subiéndose a un camión que pasaba para el centro, no se puede creer, ¿viste? Por un anónimo, nada más que por una denuncia sin fundamento y al otro porque ayudaba al cura y a las monjas en la villa del Bajo Flores. Te digo que no me quedó uña por comerme y la hora maldita no pasaba nunca, tocando el techo con cada gol y mirando el reloj, hasta que al fin se dio. Se me cayeron las lágrimas, ¡qué final! ¡El que no salta es un holandés! Y los que desaparecen son argentinos, dale Flaca, no empecés, ¿no te dije, pibe, que la Copa se quedaba aquí? Todos con las banderas y los pitos, a gritar y a cantar, dale con el tachín- tachín, juntos, en aquella fiesta que parecía que no iba a terminar nunca, porque ganamos, salimos campeones y fue como una borrachera de la que nos despertamos con este dolor de cabeza que nos martillea las sienes y un revoltijo de estómago que aumenta a medida que la tapa de la olla se va corriendo. Las cuentas finales no aparecen y la lata está rota de tantas manos que se le metieron adentro. Pero lo peor es lo otro, ellas que siguen ahí, ellas, que ya estaban pidiendo por los que no estaban mientras nosotros saltábamos, sordos a lo que decían algunos como la Flaca, ustedes no se dan cuenta de lo que está pasando y cuando comprendan, ya va a ser tarde. Aseguraba que éramos como los alemanes, que veían el humo saliendo de las chimeneas de los campos de concentración y miraban para otra parte, se callaban, como callamos nosotros, entonces y después, tapándonos hasta las orejas cuando las sirenas nos interrumpían las noches, o escuchábamos algún grito, o se llevaban a alguien del piso de abajo. Nos dieron un pirulín para matar el hambre. Flaca, tenías razón y una entrada al circo para comprarnos la conciencia.

(tomado del libro "Fútbol a puro cuento", Ediciones del Faro Verde, Argentina, 1986. Compilador: Rodolfo Cuenca)

Sa.

19 marzo 2010

Escribir un titulo de entrada

Escribir cada vez me cuesta más. Antes bastaba con cerrar los ojos y  apoyar la lapicera en una hoja limpia para que en escasos minutos surgieran las palabras, los párrafos, los cuentos que llenaron cuadernos durante casi toda mi vida, o por lo menos desde que aprendí a escribir.

Ahora me cuesta cada vez más.

Escribir es un habito, y si no se es constante los hábitos poco a poco se van olvidando, perdiendo, gastando. Justamente escribir es un habito que no quisiera perder nunca.

Algunos dirán, pelotuda… estas escribiendo ahora mismo. Si, lo se. El blog es un excelente ejercicio y el habito que más me cuesta explotar. Me olvido, me cuesta firmar blogs, no soy constante y el Licenciado se queja de mis idas y venidas y se termina enojando conmigo.

Siempre escribí cuentos, historias que alguna vez fueron de vidas cercanas y con algunos adornos hoy son parte de un libro o de algunos archivos que siguen durmiendo en la computadora o en fondo del cajón. Algunas veces, reacciono de que en época de crisis los escritos son más fácil de vomitar. Cíclico: una lagrima, un poema, un llanto frustrado, un cuento, un desahogo emocional y doce sesiones de terapia, un libro. ¿Y cuando la vida sonríe? Los textos que salen son horriblemente asquerosos y cursis.

Ojo, no me estoy quejando de llena. Simplemente pienso en que estado escribí ciertos cuentos, todo el material que tengo guardado y todas las historias que sin escribir esperan una crisis emocional y algunos excesos para salir.

Tengo más de sesenta y pico de paginas sin concluir que tienen miedo de que llegue el punto final, simplemente porque no es el momento o porque las paginas que faltan no van a tener el tinte dramático que llevan hasta ahora sus sesenta y pico de antecesoras. 

Por lo pronto intentaré seguir con este habito, que es mejor que perderlo del todo.

Escriban.

Paz.

Sa. DSC03532

NOTA: Si me quieren hacer feliz, regalenme cuadernos… soy tan básica.

14 marzo 2010

Este año la tía Fer no vino

Este año la tía Fer no vino. En casa nunca faltan colchones y yerba, elementos imprescindibles cuando uno vive en una ciudad turística y tiene una numerosa familia lejos. Donde comen tres, comen  quince y es así como he pasado veranos completos durmiendo en una bolsa de dormir y comiendo con el plato en la falda en un rincón del comedor. Pero este año la tía Fer no vino, y se notó la ausencia.

Cuando termina el verano, indefectiblemente empieza el frio. Es automático, se hace presente un par de días antes del otoño y puteamos por el viento tanto más o igual que puteamos al comienzo del verano por  el insufrible calor.

Siempre quejándonos de uno u otro estado.

Este verano no vino mucha gente, estuvo tranquilo, pude comer en la mesa y la mayoría de las noches dormir en mi cama. Pero este año la tía Fer no vino y no pude discutir sobre mi agnosticismo ni sobre la idea de nunca casarme, ni pude decir adrede muchas veces las palabras mierda, puta y boluda para que se alarme y me crea la más boca sucia de sus sobrinas.

Se está haciendo notar este puto otoño. Mamá ya salió a pelearse con la heredera de la Tuca por las nueces que caen del nogal de la vereda de la otra cuadra y se nota ahora sí la ausencia de la tía Fer este verano. Dicen que me voy a parecer a ella. Por lo menos sé que mis dientes, salieron igual de torcidos que los suyos y que la tía Zulma (que sí vino esta temporada y vino con novio nuevo y todo) no se alarma si yo digo mierda, puta o boluda y está de acuerdo con que sueñe con irme a París y no sea una Susanita empedernida que solo piense en casarse.

Igualmente, con respecto a mis tías, la tía Fer es con la que mejor me llevo. Debe ser por lo parecidas que somos o porque es con la que más charlé en mi vida de sobrina o porque siempre viene en verano… aunque este año la tía Fer no vino.

DSC02871 La última visita de la tía con su marido, el tío Dani, el primo Rodri y el eterno amiguito de Rodri Joaco.

 

Paz.

Sa.

 

NOTA: La Tuca era una vecina que se ganó el odio de todos los niños del barrio, yo incluida en las epocas en que jugábamos al 25 en el baldío de frente a su casa y nos pinchaba las pelotas con un tenedor. Para otro post quedarán esas historias.

02 marzo 2010

Feliz año nuevo!

Volver a empezar.
Para mi el comienzo del año, el verdadero comienzo del año se da al momento que piso por primera vez la Universidad y por ende el café de la esquina. hoy fue ese día.
Café doble, el mismo dueño del café con la misma sonrisa, la misma escalera del complejo que sigue en construcción y las mismas personas pasando, yendo y viniendo. Los mismos ingresantes con cara de miedo ante tanta estructura en construcción y ante un comienzo de algo que puede que terminen, puede que no, o pueden que en unos años sigan viendo pasar la misma imagen de todos los años en el café de la esquina.
Hoy vinieron a mi mente como tantas veces en las ultimas semanas, miles de imagenes vividas y pasadas. Si las paredes de Oxsaca hablaran...
Feliz año nuevo. Volví, como por octava vez en este año que recién se llevó tres meses, para contarles pavadas como siempre.
Los quiere.
Paz.
Sa.

06 febrero 2010

Recompenzaré.

Recompensaré a quien me explique que catzo es “LA TEMIDA ALERTA NARANJA”

Recompensaré a quien encuentre la respuesta a ¿porqué estamos viendo las viejas películas de Sandro en todos los cines nacionales?

Recompensaré a quien pueda encontrar mis ideas.

Recompensaré a quien me ayude a retenerlas, una vez que las reencuentre.

 

 

Paz.

Sa.

 

NOTA: Tres maravillosas ideas de cuentos, tiradas al tacho por no tener la delicadeza de anotarlas antes de que se borren. Yo, al contrario de Félix no confío en mi memoria, por lo cual, si se que no voy a poder explayarme en el momento… ¿porqueeeeeeé no escribo bocetos? alguien me lo explica por favor… juro que RECOMPENZARÉ

25 enero 2010

Maldito Lunes.


Después de un fin de semana de playa a full y ocio total. Uno espera que el lunes este gris, con una lluvia aplastante y en lo posible con 12º.
Pero no...


Y algunos diran: "¿Qué te quejas pelotuda!? si aca hacen como 40º de sensación termica!"
Te digo tonton, que por lo menos debes estar adelante de un aire acondicionado, ventilador o dentro de la pelopincho y no a cinco cuadras de la playa sin la posibilidad ni de poder pisarla... =D


Paz.
Sa.

24 enero 2010

90 días.

2160 horas.

12 semanas.

3000 mensajes de texto.

900 minutos al teléfono.

355,62 KM.

6 horas de viaje.

3 meses.

Te amo.


091026_000457


Nota: Chorreante de asquerosa cursileria.

Nota 2: Rio y Mar.

Nota 3: Por culpa, o gracias a Milton

21 enero 2010

Narco. El calor, la cintura y el scanner.

(Nada de leones, brujas y roperos)

Mar delSi ven algún lugarcito para la sombrilla, ¡avisame! 

 

Teniendo en cuenta que para los porteños, o turistas en general, el calor que hace en Mar del Plata es agradable y que les permite ir a la playa sin sofocarse, insolarse y morir desmayados por un bajón de presión principalmente porque el heladero, aguatero, vendedor de choclos pasa con la frecuencia necesaria para no morir de inanición. Para nosotros residentes, ese mismo calor se torna un bellísimo infierno.

La tele anuncia que llegamos al millón de turistas (record según el noticioso local), las callecitas de Mar del Plata tienen ese no se que… (mugre, volantes, travestis anunciando su espectáculo en algún teatrito o bar bien under, pibes chorros, moto chorros, abuelas chorras, jugadores compulsivos en la puerta del casino, profesionales empeñadores, etc., etc.) cosas que en verano, los residentes sonreímos con la comisura izquierda y puteamos con la derecha.

Tenemos nuestros escondites de los turistas, algún barsucho que nadie conoce, lejos de los que van todos, alguna playa libre de sombrillas, carpas, y heladeros, algún camping serrano…

Hoy, me levante mejor que ayer y me puse a pensar que el calor, mi dolor de cintura (intenso dolor de cintura) y el maldito scanner que no puedo instalar no me iban a ganar en mi buen humor normal…

Además, el turista además de ensuciar la ciudad, la alegra bastante. Empiezo mi día pensando en putear menos y disfrutar más de las callecitas de Mar del Plata.

 

100116_112944 Nuestras playitas. Foto: Sabryna Cortéz. Modelos: Yiyo y Maty

Paz

Sa.

 

Nota: Diclofenac con miorelajante… es para caballos.

14 enero 2010

Si diecinueve años después…

En realidad, con Yiyo fuimos amigas de toda la vida. Nuestras pansas se chocaron cuando nuestras madres apenas si se hablaban y bamboleaban sus barrigas por el conurbano bonaerense.

Tiempo después estábamos tirándonos de las mechas, y algunas veces solíamos complotarnos contra el hermano mayor, que de vez en cuando era bueno y se hamacaba con nosotras.

Siempre dije que tendríamos que haber tenido unos quince años más al realizar los viajes que nuestros viejos organizaban. Yo apenas si me acuerdo de Corrientes. En Corrientes, estaba la abuela, a un paso de Brasil… Brasil, donde me compraron esa bendita muñeca del trauma.

Tan traumada quedó, que diecinueve años después, se acuerda de la muñeca que yo debo haber olvidado en una mudanza kilométrica de Pilar a Mar del Plata, donde no solo deje mi primera infancia, mis tres abuelos y mis 13 tíos (ni quiero contar cuantos primos, se me va la vida) sino que también dejé a la amiga de mi vida.

Papá y Mamá, Alito y Silvia, la compraron en Brasil, cuando el auge del uno a uno permitía cumplir algunos caprichos más a la nena y comprar sabanas a precio ganga que hoy ni en la Salada se ve. La muñeca hablaba, decía mamá y me la compraron sin muchos espamentos. Yo estaba contenta con mi muñeca nueva y ella lloraba porque justamente, no le compraron una muñeca como la mía, que hablara y saliera dos mangos que actualmente es mucho más.

Ahí empezó el trauma. Hace siete años que no visitaba mi ciudad. Teníamos catorce la ultima vez que vacacionó en la playa conmigo de donde volvíamos todas las tardes sentadas en la caja de la camioneta de su padre (padre que no quiso comprarle la muñeca) y saludábamos a cuanto turista repleto de bártulos se dirigía de vuelta a su hogar, después de una ajetreada tarde playera. Hoy volvió… y lo primero que recordó fue la muñeca de la infancia, que tanto la hizo llorar.

Y mi padre (padre que me compró la muñeca que decía mamá) se compadeció de ella y decidió comprarle una nueva. Esta no habla, está traumada también y le propusimos a ella, a Yiyo que le enseñara a hablar.

yo mi vida

La muñeca en cuestión. Yo con dos años y medio. Los pantalones más tiernos de la historia.

Paz

Sa.

Nota: Por dió… notese mi altura, no crecí más desde entonces!

07 enero 2010

Prueba

Hola, soy Félix y esto es una prueba. Saquen sus hojas y escriban, porque sí, es una prueba sorpresa, pero programada, ¡oh contradicción! (?).

05 enero 2010

Volvi y fui... pasteles.

La Internet siempre me tuvo al vilo. Durante el tiempo que llevo ligada a La Luly (los que no saben y/o no recuerdan, La Luly es mi computadora) aparecí y desaparecí de la red tantas veces y por tantos problemas variados que este ultimo, romperse mi computadora, es el menos recordable.
Una vez, me fui porque me había enojado a muerte con un amigo de Internet. No hacia mucho que lo conocía, apenas ocho meses, que fueron suficientes para esconderme de él. Ahora, este amigo de la vida ( ya no más de Internet) se debe acordar del acontecimiento, casi dos años después, con nuestra amistad totalmente consolidada.
Cuando desaparecí en ese entonces, gracias a los blogs, particularmente a este blog conocí a quien hoy me lava los platos en la cocina en este preciso instante y quien se convirtió en el hombre de mi vida.
Hoy, con La Luly reparada regreso a la vida internistica, con plantilla nueva... muy yo (colorida, en partes oscura, totalmente naranja, con algun arcoiris después de una lluvia, y más de una persona dando vueltas por mi vida)
Prometo hacer algo con esto, no dejarlo tirado una vez mas... como tantas veces atrás.

Durante el tiempo que no estuve:
  • Se rompió La Luly.
  • Empece a trabajar en un antro explota cabezas.
  • Fui a una asamblea a favor de la apertura de un comedor universitario, a cuatro escrutinios, fiscalice las elecciones de Humanidades, conocí a más de sesenta hermosos militantes y me convertí en una. Fui a un casamiento en el que se cantaban canciones de cancha con orientación política. Y me di cuenta que se trata de Estudiar, Organizar y Difundir.
  • Me di cuenta que puedo tener 160 invitados a mi cumpleaños, pero los amigos del alma, serán siempre la estación favorita y un Rey.
  • Vino.
  • Fui.
  • Vino.
  • Vino otra vez y esta vez se quedó.
  • Empezó un año nuevo.

Paz.
Sa.


NOTA: ¿No les parece super chula mi plantilla nueva?
NOTA 2: Prometo ponerme al día con todos, visitar nuevos blogs y firmar en el caso que lo crea necesario.


Se ha producido un error en este gadget.