11 abril 2009

Ya no espero más.

El miércoles escribí:

La espera es algo desesperante. Hoy me senté a esperar mientras el tabaco y la cafeína van consumiendo mi salud, la espara consume mi cerebro, mi corazón y lo que resta de mi cuerpo.
La espera es desgastante. Finalmente el corazón se pudre como el pozo de recibidos de la U.N.M.d.P, donde veo que sacan hoy después de días de fétido aroma incontables bolsas de residuos llenos de mugre que no hace más de un mes eran risas y alegrías de graduados.
Miro la entrada desde el ventanal del café y mientras escribo no puedo aguantar dos segundos sin levantar la vista buscando lo inencontrable a esta altura.
Los martes (al menos estos últimos dos) fueron días 100% talismanisticos. Este miércoles es puramente “sin corazón, sin rostro”. Hay una gran diferencia entre uno y otro, sin dudas.
Escribiría lo que el mozo acaba de contarme, pero quedaría totalmente vulnerable al mundo diario. Pero sin dudas esas palabras que me causaron risas al mismo tiempo que pudrieron lo que quedaba son un signo más de resignación diaria.
Lo más gracioso, es que mi masoquismo es tal, que quiero saber más. En parte por esa cachetada de realidad que me hace falta para despertarme, en parte para entender, en parte para dejar pasar el tiempo y convencerme de que mi trastorno tiene que cesar.


Gualicho
El "zumba" se colgo del bondi a Finisterre

rajando del amor detras de un beso nuevo
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Gualicho de olvidar apretado en las manos
Las despedidas son de esos dolores dulces
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Caldos de venus que
son como agua bendita
y un par de raunds de amor
con la tele encendida
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Puede ser chaparron pero tambien tormenta
No quiero verte mas! sera asi mi ceguera?


La gente entra y sale. Bajan las escaleras cientos de personas, suben otras cientos más. La teoría del café número ciento ochenta dice: a las “en punto” bajan del colectivo de la esquina del complejo universitario las minas más lindas, los flacos más facheros: a las diez en punto, a las once en punto, a las doce en punto… y se repite hora tras hora. El resto del tiempo, bajan normales y feos. Pero quien espero no estuvo ni en los cientos que suben y bajan de las escaleras, ni entre los lindos de las en punto, ni en los facheros, normales y feos.
Mientras tanto muerta de frío siento al menos el calor humeante en la garganta y en la lapicera que vomita palabras catárticas que no están para nada obligados a leer, en este por catártico, en esta necesidad catártica de exponerme anónima y no tan anónimamente de contar a diario.

Hoy escribí: es increíble como una sonrisa y un “venís?” te cambian y los miércoles. Los jueves, los viernes y lo que resta de la semana.

Haya Paz.
Sa.


Nota: Quitar las importaciones de entradas del facebook.
Nota 2: dejar de fumar.
Nota 3: Martes talismanisticos de café, tabaco y tostados serán la muerte de mi economía este año.
Nota 4: Reírse de uno.

6 comentarios:

Félix dijo...

Off topic: Cuando hablaste de el lugar donde ves "que sacan hoy después de días de fétido aroma incontables bolsas de residuos llenos de mugre que no hace más de un mes eran risas y alegrías de graduados" no sé por qué me acordé del maldito peceto de la maldita heladera de Belgrano.

On topic: uno no es masoquista por el dolor mismo, sino por el placer que produce el dolor. El dolor es el medio, no el fin. Es lo que pasa, uno busca el fin, no el dolor, son consecuencias del fin. Aunque este no justifique a los maquiavelicos medios.

Cuando el dolor ya no cause placer, entonces el masoquismo cesará y las ganas de "querer saber".

Otra cosa, ahora entiendo porque siempre llego tarde a todos lados. Porque yo soy de los normales y feos que nunca llegan "en punto" a todos lados. Entonces sí fuera lindo, llegaría puntual a todos lados.

Y finalmente, todos los vicios son grandes fuentes drenadoras de dinero. Y por eso no hay nada que hacer.

Bueno, dejo de divagar. Eso nomás.

Saludos Sa.

Te quiero.

Oli! dijo...

Yo te acompaño a la distancia en eso de inalar el dulce humo que tan bien hace a nuestra psicología!
Me encantó el post...es profundo..
No tengo más palabras...
Me retiro dejándole un abrazo!!!
Reverencia..

Juan Pablo López dijo...

Que gran post, carajo. Alegran la mañana de lluvia puta.

Oli! dijo...

Sa!!!!
Puntos de venta en Capital??

Capitana del Espacio dijo...

Che quiero el libro, cuándo me lo mandan? :(

Oli! dijo...

Ufaaaaaaaaaaa.....Hubiese estado genial conocerte allá...:(

Se ha producido un error en este gadget.