26 abril 2009

Si me mueroo...

Bien, la cosa es la siguiente: Tengo varios factores por las que mi salud no me dejará pasar de hoy a la noche (mentira) por lo cual daré las últimas ordenes sobre lo que quiero tras mi decesión

  1. Nada de flores. Fernet y mojitos serán la ofrenda.
  2. quiero que en mi lapida diga: Game Over o en su defecto "Fue una buena piba"
  3. Nada de avisos en el diario, prefiero que gasten esos cincuenta pesitos en una fiesta en el patio de casa.

Les dejo mi blog a Dario, mi guitarra a Kenneth, mi biblioteca a Félix, mis diccionarios a Sol, mi biblioteca de fotos a Rulo, mis cuadernos a Gonzy y no tengo más objetos de valor (sentimental, porque si hablamos de guita... pueden ir retirandose) así que el resto puede ir retirandose.

Mentira. Un poco de humor a mi patetismo. Los mocos y las anjinas no convinan con nada.



CUANDO YO ME
MUERA
NO QUIERO LLANTOS NI
PENA
PREFIERO QUE SE ME
VELE
BAILANDO UNA RICA PLENAY SI NO ME
MUERO
TAMPOCO ME HAGO
PROBLEMA
PORQUE TENGO TO EL
TIEMPO
DE BAILAR HASTA QUE
MUERA
NO QUIERO A LA
GENTE
TODITA DE
NEGRO
PREFIERO DE
ROJO
VESTIR A MIS
SUEGROS
Y QUIERO EN LA TUMBA
POLLITO Y ARROZ
PATITAS DE
CABRA
CON TODO Y
MELÓN
PORQUE TO EN LA VIDA
HE SIDO FELIZ
Y QUIERO MORIRME
COMIENDO PERDIZ
...PERO CON VINO TINTO Y PAN
PERO CON VINO TINTO.
"Muriendo de Plena" Ruben Rada


Haya Paz.
Sa.

Nota: Mi patetismo es remplazado por una horrible sonrisa por un par de cuadernos. ¡Que facil soy!
Nota 2: "Odio tanto estar sola... y que no me hayas llamado aun"
Nota 3: "aaaaaaaaai fiiiiil gud!" (I feel good)
Nota 4: Se viene la nueva generación bloggera... ESPERALA! (con voz de suspenso de locutor de Telefe.)

23 abril 2009

Esta canción en mi vida...



Ya no te tengo miedo Rei(na)
Pero no puedo seguirte en tu viaje.
¿Cuántas veces hubiera
dado la vida entera
por que tu me pidieras
llevarte el equipaje...?







Haya paz.
Sa.

Nota: Ni llegar a tiempo, ni almorzar con amigos, ni el mate de la tarde, ni las sonrisas externas pueden sacar la tristeza de las pupilas.
Nota 2: Tabaco 8 - Sabryna 0
Nota 3: Nueva formula matematica: Comentario contundente + ponerse a la defensiva = que quien escribe no entienda un joraca.
Nota 4: Si alguien sabe donde se venden vidas... ¡por favor avise!

11 abril 2009

Ya no espero más.

El miércoles escribí:

La espera es algo desesperante. Hoy me senté a esperar mientras el tabaco y la cafeína van consumiendo mi salud, la espara consume mi cerebro, mi corazón y lo que resta de mi cuerpo.
La espera es desgastante. Finalmente el corazón se pudre como el pozo de recibidos de la U.N.M.d.P, donde veo que sacan hoy después de días de fétido aroma incontables bolsas de residuos llenos de mugre que no hace más de un mes eran risas y alegrías de graduados.
Miro la entrada desde el ventanal del café y mientras escribo no puedo aguantar dos segundos sin levantar la vista buscando lo inencontrable a esta altura.
Los martes (al menos estos últimos dos) fueron días 100% talismanisticos. Este miércoles es puramente “sin corazón, sin rostro”. Hay una gran diferencia entre uno y otro, sin dudas.
Escribiría lo que el mozo acaba de contarme, pero quedaría totalmente vulnerable al mundo diario. Pero sin dudas esas palabras que me causaron risas al mismo tiempo que pudrieron lo que quedaba son un signo más de resignación diaria.
Lo más gracioso, es que mi masoquismo es tal, que quiero saber más. En parte por esa cachetada de realidad que me hace falta para despertarme, en parte para entender, en parte para dejar pasar el tiempo y convencerme de que mi trastorno tiene que cesar.


Gualicho
El "zumba" se colgo del bondi a Finisterre

rajando del amor detras de un beso nuevo
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Gualicho de olvidar apretado en las manos
Las despedidas son de esos dolores dulces
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Caldos de venus que
son como agua bendita
y un par de raunds de amor
con la tele encendida
Con lo que cuesta armar un full
armar algun puto full
y jugarlo en este paño, Dios!
Puede ser chaparron pero tambien tormenta
No quiero verte mas! sera asi mi ceguera?


La gente entra y sale. Bajan las escaleras cientos de personas, suben otras cientos más. La teoría del café número ciento ochenta dice: a las “en punto” bajan del colectivo de la esquina del complejo universitario las minas más lindas, los flacos más facheros: a las diez en punto, a las once en punto, a las doce en punto… y se repite hora tras hora. El resto del tiempo, bajan normales y feos. Pero quien espero no estuvo ni en los cientos que suben y bajan de las escaleras, ni entre los lindos de las en punto, ni en los facheros, normales y feos.
Mientras tanto muerta de frío siento al menos el calor humeante en la garganta y en la lapicera que vomita palabras catárticas que no están para nada obligados a leer, en este por catártico, en esta necesidad catártica de exponerme anónima y no tan anónimamente de contar a diario.

Hoy escribí: es increíble como una sonrisa y un “venís?” te cambian y los miércoles. Los jueves, los viernes y lo que resta de la semana.

Haya Paz.
Sa.


Nota: Quitar las importaciones de entradas del facebook.
Nota 2: dejar de fumar.
Nota 3: Martes talismanisticos de café, tabaco y tostados serán la muerte de mi economía este año.
Nota 4: Reírse de uno.

02 abril 2009

Autumnus regressus

Ayer me encontré en un apriete.
Nada de situaciones comprometidas, nada de dolores internos, nada de cabeza maquinando a full –mentira-.

Me di cuenta que regresó el otoño. No, nadie se volvió en tarado. Estuve en dos situaciones apretadas que no pude resolver en todo el día.

El otoño llegó, Mar del Plata en otoño se convierte en una ciudad casi hermosa para completar su hermosura en pleno invierno. Hay atrevidos que se atreven a decir que la feliz es feliz en verano, solo cuando culos y bultos se pasean por la ciudad ensuciándola, sin saber que el auge y la ciudad viva está de marzo a noviembre.
Amo la playa y el calorcito eh, no es que no me guste el calor al contrario… disculpen si veranean en Mardel town, pero mi problema es con los turistas veraniegos.
Para mi el otoño no llegó como todos creen el 21 de marzo. Así lo festejaron mis queridos colegas, tres fanáticos de la estación, del fresquito, de las hojas sueltas, de la llovizna hincha pelotas. Para mi el otoño empezó ayer.
Ahora regresan todos…
Los turistas residentes.
Compañeros de pueblos cercanos/ciudades lejanas que vuelven al mar.
La vida regresa.
Durante el verano, la joda loca los pierde. Es difícil encontrarse, algunos se van, otros se encierran. La mayoría aprovecha al turista tipo, saca ventaja de la temporada de verano y labura como negro durante tres meses para disfrutar el año.
Reinician las clases, las caminatas, las horas eternas en el café. Los pasillos, los compañeros, las benditas escaleras, los colectivos silenciosos fuera de la hora pico, el pan caliente.
El viento este que me enreda los rulos, pero que me divierte viendo la sombra de ellos volando sobre mi cabeza. La bufanda y las chalinas, las botas y el tapado. Volar sentada en la paresita de la costa, con el frío pegándome en los cachetes. Café, tabaco, amigos y todo. Mates en Alfonsina, sueños talismanisticos, cortados y lágrimas, ángeles y excesos.
Tal vez este otoño extrañe las caminatas en plena madrugada, Pilusso y los palitos de la selva. Pero siempre hay una calle nueva que caminar y un bar nuevo que tomar de hogar. Los palitos siempre estarán.
El otoño es lindo. Las hojas caen, los recuerdos se enfrían, tal vez los sentimientos también.
Otoño, hoy te doy la bienvenida.



¿En que apriete me metí? Me di cuenta que llego el otoño al encontrar que mi ropa no se secó de un día para otro y que tuve que aprisionarme en un jean que ¡maldición, el invierno pasado me quedaba bien! Y que encima por el frío y el estilo de la única remera que disimulaba el aprisionamiento tuve que recurrir a las botas… ¡I Love tennis de lona!


Haya Paz.
Sa.



Nota: Cada vez me gusta más reírme de mi.
Nota 2: El número de visitas en deliriosdereina creció un sesenta y pico por ciento y me asusta.
Nota 3: En invierno uste’ me debe: una charla comiendo gomitas en la paresita de la costa, una caminata invernal, una carta perdida, un franco que nunca se tomó.
Nota 4: El martes fue un día 100% talismán.
Nota 5: Oli, extraño “eso” de lo que decidí alejarme… si… lo extraño. (Y no me cabe te digo eh.)
Se ha producido un error en este gadget.