06 enero 2009

La Maldición del Aire Acondicionado

En la oficina en la que trabajo el aire apesta a gritos y risas. Mientras puteo al maldito aire acondicionado y tipeo algunos clasificados me pregunto: ¿Por qué los capos del teatro de revista le ponen nombres tan pedorros a sus espectáculos?
Llevo 15 años viviendo en Mar del Plata y algo que aprendí al mismo tiempo que aprehendí a querer a esta ciudad es a odiar a casi todo lo que se exporta desde Porteñolandia desde el 15 de diciembre hasta fines de febrero y estos últimos años extendiéndose hasta Semana Santa.
Soy conciente que el turismo le da morfi a casi todos acá, desde pequeños comerciantes hasta grandes empresas que viven del argentino de alpargatas y sombrilla al hombro. ¿Alguien se dio cuenta lo looser que se pone la gente en sus vacaciones? Creo que alguna vez lo leí donde m’ijo príncipe...

Igual cabe aclarar que la ciudad se pone pintona con tanta gente, vienen espectáculos (algunos) que valen la pena (aunque como son “Made in Lejos de Acá”, uno tiene que vender un órgano o alquilar el vientre para asistir), muchos de ellos gratis (aunque uno tiene que: 1- plantar campamento tres días antes en la puerta del teatro para conseguir un “Disculpe señorita, solo una entrada por persona”… pero la concha de la lora, ¿vengo sola o hago la fila otra vez?; 2- ser apretado entre tanto cholulismo y flashes dando vuelta… a la vergenz, mejor me tiro cual morsa en época de hibernación en la puerta de casa a ver los días correr)
En esta época vienen los amigos que uno ve solo verano, y recurren los chistes fáciles de las propagandas del verano. Nos morimos del calor, pero aun así lo disfrutamos, aunque sea más lo que lo puteamos.
Los hombres miran culos, las mujeres criticamos a la de más allá, los chiquitos tiran arena por doquier, los bañeros cagan a pedos al pelotudo que se quiso hacer el Meolans, el nene que se pierde y el etcétera que se ve todos los veranos.
Pero yo retorno a la pregunta que todavía no efectué… pero que el insoportable ronroneo de la pece y el calor que surge desde abajo por culpa de la maquina que calienta como la gran siete hacen que la recuerde… ¿Por qué el maldito aire acondicionado se rompe el día que más calor hace?
Para mi que los aireacondicionados del mundo se ponen de acuerdo para eso, que llegue el 6 de enero y uno se encuentre traspirando en a la gota gorda entre el malhumor que tiene el jefe por el calor y todos los que pasan por la puerta del laburo, sombrilla en mano y bronceador en bolso disparando para las tan concurridas playas…

Simplemente escribí, como lo hacia antes, sin pensar.
Gracias al menduco que no se olvidó de los orígenes y recuerda aun su titulo de Príncipe.
Haya Paz.
Sa.

1 comentarios:

Lic_jasper dijo...

era hora de hacerle caso a la realeza carajo!
ahora a exportar bloggeros que le firmen!
oiga... los aires se ponen de acuerdo y apoyo su posteo, uds, los pobres paisanos de alla lejos donde tuve que sacar pasaporte, tienen que bancarse toda la basura porteña que aca nos satura durante ocho o nueve meses!

quiero tacos... voy a consultarle a juan jumbo si me deja ir maldita sea!

Se ha producido un error en este gadget.