21 diciembre 2008

ay...

Muchas veces me pregunto cuanto nos gusta sufrir...
Suelo buscarme los sufrimientos, cada uno de ellos. Saber que puedo evitarme tal o cual cosa, pero aun así buscarla. ¿Porqué ese masoquismo continuo?
Saber que pese a que no estoy equivocada ir por el camino que creo correcto y no esforzarme por cambiar...
Suelo enterrarme poco a poco un poco más ultimamente... pero ya estoy en la pista, ahora solo resta bailar.
Me fui de la vida hace muchos meses, no me voy a buscar una escusa para irme otra vez...¿Para qué?
Las cosas al final de cuentas, nunca son del todo malas...
Las pequeñas cosas, los pequeños detalles al final de cuentan son los que me quedan...

Me inundaste de pequeños detalles, me ahogue en la inmundisia
de ese brillo de tus ojos, respire el profundo momento en que tomabamos café
sentados en la vereda, muriendonos en cada bocanada de tabaco... y me fue
suficiente para vivir un poco más...

haya Paz.

Sa.

0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.