28 diciembre 2008

Game Over

Game Over

Llegó con los ojos tristes de madrugada y escribió sin respirar:

No hay aire. Siento el calor de tu piel lejana y no hay aire. Me muero suspirando pero trágicamente me resigno: ya no hay nada más que hacer.
No hay aire. Mis pulmones lo piden a gritos pero no hay aire, entra y caliente, pesado, burbujeante mantiene una lucha interminable con cada músculo atravesado del sistema.
No hay aire. Te quejas, tus pulmones te piden a gritos unas bocanadas menos de humo. El tabaco lucha cuerpo a cuerpo con el aire que no hay. No hay aire. Te busco pero ya no andamos para buscarnos. Como no hay aire intento comprarlo pero el aire es libre y no te toco.
No hay aire, no hay rostro, te perdes entre la nebulosa. El juego no avanza, te das por vencido. No queres estar. Yo si. Pero no hay aire. Levantas la bandera blanca. Game over, me echas y te echas a dormir. Sin aire, en la intimidad de mi cuarto lloro el silencio y el saber que NO HAY AIRE.
¿Qué te pasa que estás así? Disimulo.
Quiero morir. Que se termine el aire que no hay y que esta agonía se remplace por nuevos y buenos aires.
Te echas a dormir y no ves la realidad.
Dame una pronta solución amor
Antes de que pase el tren y corra oxigeno
Por mis venas otra vez.
Porque entre nosotros el juego que nunca empezó está acabado. Game over. Ya no hay aire entre los dos.
Sigo amándote en silencio. Espero la revancha a pesar de que todos es un gran GAME OVER.

Con los ojos tristes continuó, pero al no haber una sola mirada del otro lado, simplemente prefirió apagar la consola y darle fin a un juego de nunca acabar.

Fin.


Cuanto tiempo será fin. Dame 5 minutos que me tomo un té.

21 diciembre 2008

ay...

Muchas veces me pregunto cuanto nos gusta sufrir...
Suelo buscarme los sufrimientos, cada uno de ellos. Saber que puedo evitarme tal o cual cosa, pero aun así buscarla. ¿Porqué ese masoquismo continuo?
Saber que pese a que no estoy equivocada ir por el camino que creo correcto y no esforzarme por cambiar...
Suelo enterrarme poco a poco un poco más ultimamente... pero ya estoy en la pista, ahora solo resta bailar.
Me fui de la vida hace muchos meses, no me voy a buscar una escusa para irme otra vez...¿Para qué?
Las cosas al final de cuentas, nunca son del todo malas...
Las pequeñas cosas, los pequeños detalles al final de cuentan son los que me quedan...

Me inundaste de pequeños detalles, me ahogue en la inmundisia
de ese brillo de tus ojos, respire el profundo momento en que tomabamos café
sentados en la vereda, muriendonos en cada bocanada de tabaco... y me fue
suficiente para vivir un poco más...

haya Paz.

Sa.

Se ha producido un error en este gadget.