16 septiembre 2008

Esta Canción en mi vida…

Digamos que siempre la pase por alto… uno de los temas que tendría que haber bajado hace mucho y que de casualidad (no fue casualidad porque la busque mucho) encontré en una de las tantas carpetas de música que existe en La Luly, canción que recordé gracias a la pequeña Dan.

En mi ensalada de frutas diaria, puedo decir que encontré manzanas, naranjas, peras, limones… (y se que solo yo entiendo cada parte de todo… y se que cada día me estoy encerrando mas en mi…y se que me estoy dando la cabeza contra la pared solita, solita, y se que tengo que dejarme de romper las pelotas porque sino va a venir el puño asesino de Sofía que mata todos los ratos de tristeza de mi rostro)

Gusfraba, respirar profundo y cantar (a ver si me ayuda Licenciado): I feel soooooo preeety… ¿Era así?

Esta canción, tiene cosas muy locas que pienso, que siento, que me pasan… y hoy me movilizo un poquito más.

Tengan paz.

Sa.

Me escapé del mundo yéndome al norte,
pero otro mundo esperaba allá.
Yo arrimé, siempre disparo a mansalva,
pero esa piel fue particular.

La haces bien, y aunque te hierva la sangre
te encadenas para no llamar.

¿Cómo haces? Conozco todos tus trucos,
pero aún así me das que pensar.

Te guardas el orgullo donde nadie
pueda dudar de que lo tenés.
Y así vas, sin perder el objetivo,
pidiendo dos cuando querés tres.

Ya estoy bien, ya me ordené en mi desorden,
y aquellas voces no me hablan más.
Por favor, mentime y dame la espalda,
otra vez no quiero patinar.

Y me esperás, más de la cuenta
siendo siempre la que yo soñe.
Y firme yo, me encierro en que es peor,
amar y envejecer.

¿Qué esperás? Mostrame todas las cartas,
a cara de perro no sé jugar.
Me endulzás, el ego siendo sincera,
dale un poco y te va a pedir más.

Lo sabés, no hay arma más seductora,
que contestar siempre la verdad.
Siempre estás, del otro lado del muro
de los lamentos que me contás.


No sé hablar, sin decir malas palabras:
amantes, mentira, infidelidad.
Nunca más, te vendo gato por liebre,
por no ser cruel, pierdo honestidad.


No es el fin, el problema son los medios,
no es algo que pueda respetar.
No está mal, que termine en las historias,
mientras haya historias que contar.

Y ya no esperarás, más de la cuenta,
y siempre serás la que yo soñé.
Y yo seguiré pensando que es peor,
amar y envejecer.

Amar y Envejecer. Las Pastillas del Abuelo.



0 comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.