11 agosto 2008

Adaptarse a los cambios.

Digamos que acostumbrarse a las cosas no hacer muy bien…

Uno se acostumbra por ejemplo a tomarse el colectivo todos los días a las doce y cinco. Entonces, al mismo horario durante mucho tiempo, viendo a la misma gente, sonriendo a las mismas sonrisas, cantando las mismas canciones que suenan en el mpalgo.

El recorrido se hace tranquilo…uno se acostumbra, se domestica a el y hasta le parece agradable cada una de las cuadras que recorre, mirando la inmensidad oceánica. Pasado los días no importa nada, porque sabe que bastara estar doce y cinco en la parada y el estará ahí. Pero entonces, termina la escuela, los chicos dejan de asistir a clases y empiezan los horarios de verano, cambia la gente y las sonrisas no están más y entonces las canciones del mpalgo no suenan igual…

Y ni hablar si cambian el recorrido… ni hablar si la inmensidad del océano queda a un par de cuadras… donde mas allá de que se puede ver, no se aprecia en su magnitud…

¿Cómo se hace para no acostumbrarse a las cosas? Reacostumbrándose a otras. Pero seguramente cuando uno finalmente se acostumbra… el colectivo cambia de horario otra vez… o de recorrido y nos desestabiliza todos los esquemas.

Tengo ganas de gritar. Me cambio de recorrido el bondi…y no me gusta nada.

Tengan Paz.

Sa.



Nota: Si tienen tiempo y ganas esto es algo lindo que tiene más que ver. XXI es por el capitulo

1 comentarios:

Félix dijo...

Los cambios y más que nada cuando están relacionados a los colectivos, duelen.

No, lo digo en serio, porque para mi el bondi es un lugar importante en la vida, no sólo representa el transporte si no también un medio de vida y de cómo transcurrimos en ella.

A veces vamos en el colectivo equivocado y no nos damos cuenta.

A veces vamos en el colectivo y no nos queremos bajar aunque sabemos que estamos mal en ese colectivo, pero le agarramos cariño.

A veces tenemos miedo de bajarnos y de tomar otro bondi.

Y a veces, sólo tenemos miedo de viajar.

Reina... Hace como diez millones de años que no hablamos... ¿¡DÓNDE ESTÁS?!

Se ha producido un error en este gadget.